Mourinho se suicida en el cumpleaños de Guardiola

Posted in Sin categoría by Torito8 on 19 enero 2012

No engaña el titular. Mourinho se suicidó tácticamente contra el Barcelona en la noche de ayer, en el enésimo clásico con la resolución de siempre. Curiosamente, Mourinho escogió un día especial para el técnico del eterno rival, Pep Guardiola que estaba de enhorabuena en su 41 cumpleaños.

LA PREVIA

No parecía un día de clásico, varios motivos pueden haber, cómo por ejemplo en que se disputaba un día laborable, aunque eso en otros clásicos recientes no ha sido un impedimento. Quizás también tenía razón Casillas y los clásicos están un poco descafeinados ya y la gente se lo toma como un evento que ha abundado a lo largo del 2011 y parece que lo volverá a hacer en 2012.  Es algo ya normal, sea consciente, querido lector, de que estamos en un etapa que va para la historia. 9 clásicos en 9 meses, antiguamente se jugaban 2 por año y casi no existían las tácticas, ambos salían a devorarse cual león hambriento y el resultado era un partido de magia donde sólo unos privilegiados podían disputarlo. Ahora hay variaciones y sistemas tanto como ultradefensivos como ultraofensivos. Y es que, Mourinho ha probado de todo contra el Barcelona para obtener un mismo resultado, derrota. Parece que las fórmulas del de Setúbal tengan una norma por excelencia: el orden de los factores no altera el producto. Da igual quien juegue, que si Pepe en el medio centro y con un trivote con clara vocación defensiva, que si un 4-2-3-1 y hasta incluso probar con Higuaín y Benzemá en el campo. El resultado siempre es negativo y esto al aficionado madridista está empezando a mosquear. El Barcelona, no cambia, siempre es lo mismo, siempre juegan los mismos. Sólo nos ofrecen un par de cambios: Cesc y Alexis. Ambos han dado un plus al Barcelona en todos los sentidos; el canterano se ha acoplado magníficamente al equipo y a la liga española en general, se ha convertido en la pieza angular de este Barcelona; el segundo ha tenido que estar un par de meses lesionado por culpa de una lesión a principios de campeonato en Anoeta, pero aún así, ha demostrado ser un desatascador de partidos nato, ya lo demostró contra el Betis la jornada pasada y contra el Real Madrid en el clásico de diciembre. En fin, vamos con el análisis:

PRIMERA PARTE:

Si le faltaba emoción al partido, ya se la puso Mou. Alineó un once revolucionario ante el Barcelona, un equipo titular que rompía todos los esquemas, todas las quinielas y todos los pronósticos. El equipo que sacó Mourinho al campo fue el siguiente: Casillas, Altintop, Carvalho, Ramos, Coentrão, Lass, Alonso, Pepe, Higuaín, Benzemá, Cristiano Ronaldo. La defensa del Real Madrid era de chiste, primero porque Carvalho llevaba desde mediados de Septiembre sin jugar, segundo porque Altintop cubría la banda derecha la de Cesc e Iniesta, que ya desquiciaron a Coentrão en el clásico pasado y que se presentaba como un caramelito para el de Fuentealbilla. Marcelo también estaba fuera y en su lugar, Coentrão, hombre que aún no ha demostrado porque vale 30 millones. En la medular estaba Xabi Alonso, Lass y Pepe, algo que tampoco tuvo gran repercusión ya que se especulaba con su presencia en el centro del campo en las horas previas al encuentro. Algo que sí sorprendió fue la ausencia de Callejón en el equipo titular y en su lugar Higuaín, Benzemá y Ronaldo juntos sin ningún enganche natural y con un sólo extremo. El Madrid más defensivo que he visto en bastante tiempo. Guardiola presentó una alineación bastante previsible y que sí entraba en los pronósticos. El aficionado culé temía por la presencia de Pinto en la portería en vez de Valdés, pero ya sabemos como es Pep, que nunca cambia sus ideas. En la zaga estaban los de siempre: Alves, Piqué, Puyol y Abidal. El centro del campo era comandado, por, también los de siempre: Xavi, Iniesta y Sergio. Arriba, no especuló Guardiola y metió en el 11 a toda su artillería pesada: Alexis, Messi y Fábregas, dejando fuera a Cuenca (si es que tenía alguna posibilidad). El partido empezó como se esperaba, con el Barça controlando el esférico y el Madrid saliendo a las contras, como ya se ha vuelto habitual. El Barça tocaba y tocaba, pero a duras penas ponía a prueba a Casillas. Fue en un contragolpe con Pepe a la cabeza cuando el Madrid golpeó primero. Pase por dentro del defensa luso y Ronaldo por la izquierda arrancó su jugada personal donde se recorrió casi medio campo. Piqué aguantó muy bien hasta los últimos metros, donde cierra por el lado malo, le ofrece la posibilidad de recortar para ganarle la posición y robarle la pelota pero Ronaldo no cae y fusila sin piedad la portería de Pinto, que tuvo un error clamoroso. El Madrid mandaba. El Madrid esperaba el balón en su terreno y el Barça salía a presionarlo ya en campo blanco. El partido fue poco a poco tiñéndose de azulgrana, aunque en los primeros 45 minutos el resultado fuera todo lo contrario. Guardiola tenía una consigna algo peculiar: atrasar muchísimo a Messi hasta el punto de convertirlo en un mediocentro más y poner a Dani Alves, de más extemo que nunca. Cuando el Madrid salía con la pelota jugada, Dani, en posición de extremo, arrinconaba al Madrid hacia la banda derecha, la de Altintop. Guardiola se dio cuenta rápido de que el turco no sabía sacar bien la pelota jugada. Mourinho quiso aprovechar el balón cuando lo tenía y profundizó en el tema de tener el balón cuando se robaba,  José quería a un Madrid con posesiones largas. Así concluyó el descanso.

SEGUNDA PARTE:

El Real Madrid necesitaba aguantar el resultado, e incluso aumentarlo para llevar más renta al Camp Nou. Pero no fue así, cuando practicas un fútbol rácano, italiano, ramplón no mereces ganar 1-0 al Barcelona. Se necesitaban cambios en ambos equipos, aún así, pocos hubo. El Madrid empezó a acusar el cansancio de la primera parte, ya que no es fácil aguantar 90 minutos detrás del balón, y más, si el rival que tienes enfrente es el Barça. El equipo catalán empezó a disponer poco a poco ocasiones y encontró en la banda de Altintop, un buen carril para entrar. Poco a poco, minuto a minuto se fueron viendo movimientos en la banda de Coentrão. El Barça desplazaba la pelota por la banda del portugués para que éste, se cansará y así el Barça poder poblar y explotar las bandas. Pero, el empate llegó en el minuto 48 en un saque de esquina, balón parado, algo curioso, ya que al Madrid le han hecho ya 3 goles este año en 4 partidos a balón parado. Tiene que hacerlo mirar Mou, la jugada es clave, en el saque de esquina el Barça engaña a la defensa del Real Madrid y ocupa el primer palo para que Puyol entre en segunda línea. Pepe se la come. El Barça había empatado y era obvio que en un momento u otro, remontaría el partido. La alineación de Mourinho empezaba a quedar desnuda y casi sin ninguna opción, sin embargo, el primer cambio del luso fue Özil y Callejón, jugadores del corte ofensivo que poco se dejaron ver. Al final, Messi metió un pase mágico a Abidal que corría por la banda y el francés definió a las mil maravillas. El gol, cómo no, por la banda de Altintop. Pero, aun tenía que venir el momento Pepe. Un pisotón cobarde, ruín y censurable al mejor jugador del mundo tras una falta de Callejón, cada vez que lo veo flipo más, esperemos que el Real Madrid y sobretodo, Mou, que suele tener bastante disciplina con estos casos, le ponga un castigo ejemplar a Pepe, que una vez más, ha vuelto a ser noticia por su juego duro y sus entradas. Cesc también tuvo una jugada con Pepe y con Alonso, la de Pepe, se puede permitir, pero la de Xabi Alonso no. Falta normal de Alonso en la banda derecha y Fábregas se revuelve y le propina un especie de guantazo-puñetazo en el pecho a Xabi Alonso que se lo come con los ojos, pero que decide huír de la jugada. En la vuelta se decidirá todo, el termómetro de posibilidades para mí está así: BARÇA 75% – REAL MADRID 25%. Promete el partido del Camp Nou. Por cierto, feliz año 2012.